viernes, 14 de noviembre de 2014

Ouija (2014)

Cuando una joven fallece misteriosamente, sus amigos deciden averiguar el por qué de su muerte e intentan contactarla utilizando la tabla Ouija. Pero en vez de hacer contacto con ella, los chicos terminan abriéndole el portal a un espíritu maligno que amenaza acabar con sus vidas.

Aprovechando la falta de estrenos con temática similar y a sólo una semana de Halloween, "Ouija" llegó a la cartelera destinada a convertirse en número 1 de taquilla (cosa que logró alcanzando 20 millones de dólares en sus primeros días) apuntando al público que siempre compra esta clase de productos: los adolescentes.

Pese a que hay varias películas que la toman a ella como elemento principal, la Ouija continúa despertando interés, y su conexión directa con el mundo de los muertos abre decenas de caminos posibles para desarrollar una historia de terror efectiva.
Obviamente que esto acá no pasa, y "Ouija" no es más que una producción trillada que reúne todos y cada uno de los detalles/trucos que todos ya nos conocemos, para contar algo que no atrapa, no sorprende y mucho menos asusta.

Intentando no incinerarla en su totalidad, se puede rescatar algún que otro sobresalto medianamente efectivo, y los minutos finales que tienen una mínima (muy mínima) dosis de tensión.
Concebida como un producto de terror de fácil consumo destinado a los adolescentes, "Ouija" no es más ni menos que eso, y como tal, cuenta una historia tan previsible que todos sabemos cómo va a terminar desde que empieza, careciendo de toda sorpresa y quedando reducida a ser simplemente más de lo mismo.

4.4/10

3 comentarios:

  1. terror rutinario, es verdad, aunque las hay peores.

    ResponderEliminar
  2. por basuras como esta el cine de terror va agonizando lentamente....

    ResponderEliminar
  3. Es tan mala como las de paranormal activity y todas esas de fantasmas que son todas iguales. Todas tienen una ouija y espíritus malos que matan a los qe juegan pero ninguna de ellas es por lo menos buena.

    ResponderEliminar