jueves, 12 de junio de 2014

Mata A Tus Seres Queridos (2013)

1944. Allen Ginsberg logra una beca para asistir a la Universidad de Columbia, donde conoce a Lucien Carr, un compañero de clase por el cual desarrolla una extraña fascinación. Carr introduce a Ginsberg en un mundo bohemio donde conoce a Jack Kerouac y William Burroughs, y comienza a rechazar las reglas impuestas por la sociedad. La vida de ellos cambia rotundamente cuando sucede un asesinato en la que uno de los dos está involucrado.

Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William Burroughs fueron algunos de los principales escritores responsables de llevar adelante lo que en los años 40/50 se conocería como la Generación Beat.

Dentro de ese influyente grupo de escritores que asistían a la Universidad de Columbia, también estaba Lucien Carr, quien logró trascender al igual que ellos a través de los años, pero primordialmente fue conocido por algo no tan célebre como alguno de sus libros, sino por el asesinato que cometió.
Contando desde los ojos de Ginsberg tanto los inicios de la Generación Beat como también dicho crimen, "Kill Your Darlings" es una interesante película biográfica que nos permite conocer acerca de los hechos anteriormente mencionados.

Junto con una ambientación de época lograda y un guión consistente, el punto fuerte del film radica en las interpretaciones. Todos los actores se adecuan con precisión a sus respectivos personajes, destacándose Daniel Radcliffe que sigue intentando alejarse de Harry Potter y puede decirse que acá lo logra bastante bien, aunque quien se roba la película es Dane DeHaan que brilla al componer un perturbado y a la vez fascinante personaje.
Salvo por alguna que otra imprecisión, en general, "Kill Your Darlings" es una propuesta sólidamente construida que está contada con el ritmo adecuado para no aburrir pero a su vez no abandonar el aspecto literario, consolidándose como una de las opciones más interesantes que el cine independiente nos dejó el año pasado.

8.0/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada