lunes, 13 de febrero de 2017

La La Land (2016)

Mia es una joven actriz que trabaja de camarera mientras acude a los castings esperando el papel que le brinde su gran oportunidad. Sebastian es un pianista de jazz que se dedica a tocar en bares donde no le permiten desplegar su arte. Ambos se conocen y se enamoran de inmediato, iniciando un romance que sólo puede correr riesgo por sus ambiciones artísticas.

Amada por los críticos, aplaudida en diversos festivales, premiada en prácticamente todas las entregas donde fue nominada y enorme candidata a quedarse con la categoría más codiciada en la entrega de los Oscar 2017.
Con todos estos méritos y tantas distinciones, es imposible no decir que "La La Land" es una de las películas más importantes del año pasado.

Lamentablemente y pese a reconocer su enorme calidad artística, no puedo compartir el ferviente entusiasmo que despertó ya que sólo encontré un encantador musical romántico, que por mucho encanto que destile, no deja de ser un musical romántico más.
La historia se reduce simplemente a un romance entre una actriz y un pianista, algo visto numerosas veces así como también el desarrollo de este mismo. En el apartado argumental, lo único que valioso es ese final agridulce pero impecablemente ejecutado.

En cuanto a la dirección no hay quejas, Damien Chazelle demuestra que lo conseguido con "Whiplash" no fue casualidad, maneja los tiempos con un inquebrantable pulso y construye secuencias de una gran belleza visual (gracias también a una perfecta fotografía).
Por el lado de los actores, la pareja protagónica es encantadora, de eso no hay dudas, sin embargo, Emma Stone es quien realmente brilla dejando a Ryan Gosling un tanto desdibujado.

Es una pena que teniendo tantas virtudes no se haya nutrido el guión con momentos de mayor interés, o se haya trabajado en canciones más memorables ya que fuera de "City Of Stars", ninguna llega a serlo.
Siendo un incuestionable homenaje al Hollywood de la época dorada por el cual la mayoría la amará, "La La Land" es un musical repleto de méritos, lleno de encanto pero carente de una personalidad propia que la diferencie de las tantas películas clásicas que homenajea.

6.5/10

2 comentarios:

  1. Una pieza de arte, delicada, bella, preciosa, comprendo que no les guste ya que no todos aman los musicales pero es una película perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustan los musicales, el tema es que no me pareció uno que se diferencie de lo varios a los que se parece. Si vamos a los hechos, la trama no despega de un romance entre dos personas diferentes con momentos buenos como malos, pero nada más, todo el mérito restante es en base al valor artístico que sí es relevante.

      Eliminar