lunes, 29 de diciembre de 2014

Bad Milo! (2013)

Duncan, un hombre estresado por su trabajo, sufre horribles dolores de estómago que lo obligan a pasar largos momentos en el baño. Durante una sesión de terapia, Duncan descubre que tiene un monstruo viviendo dentro suyo y después de que este sale de su trasero, termina llamándolo Milo y aceptándolo con resignación. Pero Milo representa la personificación de la ansiedad de Duncan, y cuando el estrés lo consume, el monstruo vuelve a salir para acabar con quien lo perturbe.

Dicen que todos tenemos un demonio dentro esperando ansiosamente emerger a la luz, y eventualmente saliendo en una situación extrema a la que la persona debe enfrentarse.

Tomando este concepto para hacerlo literal de una manera asquerosamente divertida, "Bad Milo!" es una película que evoca la esencia de varias producciones de terror ochenteras, para contar una delirante historia de un diabólico monstruo que sale del trasero de un hombre estresado.
Si con sólo leer el argumento la idea resulta tan absurda como llamativa, verla materializada y observar como el "encantador" Milo hace su aparición, garantiza una sucesión de gags muy negros con los cuales es difícil no reírse.

Lejos de los efectos CGI que hoy en día dominan el negocio, la técnica artesanal con la que está hecha Milo es de lo más efectiva, y el pequeño (pero no por eso menos diabólico) monstruo resulta tan desagradable como -aunque suene bizarro de decir- querible.
"Bad Milo!" es una divertidísima comedia de terror, recomendada para todo aquel que haya disfrutado con esas producciones ochenteras, que evocaban ese particular espíritu de serie B que tanto las caracterizaba haciéndolas únicas dentro de su género.

8.2/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada