viernes, 30 de enero de 2015

Réquiem Por Un Sueño (2000)

Harry Goldfarb sueña con una vida de riqueza junto con su novia Marion, y para lograrlo, comienza a vender droga con su amigo Tyrone. La situación económica mejora notablemente, al mismo tiempo que la adicción de ellos a las drogas se hace cada vez más incontrolable. Mientras tanto, su madre Sarah pasa sus días esperando a que vengan a buscarla para participar en su programa de televisión favorito, e inicia una peligrosa dieta para ponerse su vestido preferido.

Causa principal o secundaria de la muerte de millones de personas, la adicción a las drogas es una de las peores adicciones de las que un ser humano puede ser víctima, dejando sólo muerte y desgracia causadas por las pastillas, los polvos, las jeringas y demás métodos por las cuales se pueden aplicar los variados estupefacientes.

Considerando el flagelo mundial que representan así como también el interés que despiertan, la adicción a las drogas ha sido tratada numerosas veces en el cine, aunque pocas con la cruda intensidad con la que lo hace "Requiem For A Dream".
Abordando en profundidad las consecuencias de la drogadicción, la película nos muestra cuatro visiones a través de cuatro personajes, de cómo sus respectivas vidas entran en un proceso de degradación al ser prisioneros de esta adicción.

Es a través de los cuatro protagonistas y respaldado por una inmejorable banda sonora, que Darren Aranofsky nos introduce en una escalofriante pesadilla, narrada con un impactante realismo, y que culmina con un final de los más duros y desesperanzadores vistos en una producción de este estilo.
Además de la sobría dirección de Aranofsky, es imposible no hacer mención a las interpretaciones de los actores, jóvenes promesas (hoy en día consolidados) como Jared Leto, Jennifer Connelly y Marlon Wayans que dotan de una notable credibilidad a sus personajes, y especialmente la desgarradora actuación de Ellen Burstyn que construye un papel memorable (que debería haber ganado el Oscar) como esa mujer ilusionada con aparecer en la televisión que termina atrapada por las anfetaminas.

Convertida en uno de los alegatos más explícitamente dolorosos contra el uso de las drogas, "Requiem For A Dream" es una película de esas que no dejan indiferente a nadie, y cuyo doloroso final te deja reflexionando un largo rato sobre las consecuencias a las que esta adicción te puede arrastrar.

8.0/10

1 comentario:

  1. recuerdo la 1ra vez que la vi hace ya años y me dejo impactado como pocas peliculas lo han hecho

    ResponderEliminar