miércoles, 21 de enero de 2015

Tusk (2014)

Wallace Bryton, un popular podcaster, viaja a Canadá en busca de una noticia impactante para su show. En su búsqueda termina contactando con Howard Howe, un veterano millonario que fue salvado de morir por una morsa. Creyendo que encontró la historia que tanto esperaba, Wallace acude a su mansión, sin saber que el excéntrico hombre tiene enfermizos planes preparados para él.

Después de esa oportunidad perdida que fue "Red State", marcando su irregular ingreso al género del terror, Kevin Smith decidió ir por su revancha con "Tusk".

Combinando su particular humor negro con una historia que podría decirse es la versión canadiense de "The Human Centipede", Smith ahora sí logra la creación de una película de terror/comedia retorcida hasta los máximos extremos.
Iniciando con la presentación del protagonista, un insoportable podcaster en busca de una historia "asombrosa", lo verdaderamente interesante comienza cuando llega a la mansión de un excéntrico millonario, que le brinda la historia que buscaba pero de una manera que ni en sus peores pesadillas se lo hubiera imaginado.

Michael Parks interpreta de una forma soberbia a ese desquiciado millonario obsesionado con el Sr. Tusk, la morsa que le salvó la vida en el pasado, a la cual parece no estar dispuesto a olvidar.
A través del accionar de este enfermizo mad doctor, el director logra representar la perversión del ser humano, desde un punto de vista extremadamente bizarro y con ciertas metáforas insólitas, todo relacionado con esa "heroica" morsa.

Obviamente que no todo es perfecto y a ciertos agujeros del guión, hay que sumarle lo intrascendente del resto de los personajes (incluido el de un irreconocible Johnny Depp).
Obviando esos detalles que nunca llegan a ser completamente perjudiciales, "Tusk" es una película retorcida y original en ciertos puntos, que vale la pena descubrir.

8.0/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada