lunes, 27 de octubre de 2014

Happy Feet: El Pingüino (2006)

Para encontrar una pareja, los pingüinos deben cantar una canción que declare su amor. A diferencia de los demás pingüinos, Mumble no puede cantar, y eso le impide expresarle su amor a Gloria. Pero Mumble tiene un talento que lo hace diferente a todas las aves de su colonia, puede bailar. Rechazado por los pingüinos sabios que piensan que su baile causa la escasez de peces, Mumble comienza un viaje para intentar encontrarle una solución a este problema.

Vendida como una película de pingüinos dirigida hacia el público infantil, "Happy Feet" demuestra desde su comienzo que es mucho más que eso, y durante todo su desarrollo se consolida como una de las mejores propuestas animadas que llegaron en el 2006.

Ambientada en la Antártida dentro de una comunidad de pingüinos emperadores que tienen que cantar una canción para conquistar a su pareja, el film nos presenta a Mumble, un pingüino que -a diferencia de los demás- no puede cantar, aunque tiene como extraña particularidad el poder bailar.
Gracias a ese original planteamiento, asistimos a un espectáculo musical con canciones icónicas interpretadas esta vez por los pingüinos, y por ese lado, "Happy Feet" no tiene nada que envidiarle a los mejores musicales de Disney, incluso hay momentos donde supera a varios de ellos.

Otro detalle destacado es la calidad de la animación, tanto los fríos escenarios donde los acontecimientos suceden como todos y cada uno de los pingüinos, están diseñados con una excelencia que los hace visualmente  impactantes, además, hay secuencias como la persecución de la foca asesina a Mumble o la escena de las imponentes ballenas que son memorables.
También es muy interesante ese inesperado giro de 360 grados que la película hace en su media hora final, el mensaje ecologista que se intenta imponer es arriesgado dentro de una producción de este estilo, incluso es sorprendente la manera tan cruda en la que se lo aborda, siendo difícil que alguien se mantenga indiferente al escuchar el reclamo tan "humano" de estos pingüinos.

Por este último detalle y los anteriormente mencionados, "Happy Feet" se consolida como una de las mejores películas animadas del 2006, que gracias a su mensaje ecologista y sus musicales memorables, se convierte en una propuesta que trasciende la llegada al público infantil y la hace apta para el disfrute de toda clase de públicos.

8.2/10

1 comentario:

  1. Películas como happy feet que son tan tiernas me encanta verlas en navidad, pues son muy nolstagicas.

    ResponderEliminar