jueves, 3 de septiembre de 2015

Sinister 2 (2015)

Después del crimen de los Oswalt, una nueva familia se muda a la casa donde sucedieron los homicidios. Buscando salvarlos de un destino similar, un ex-oficial que conoció a los fallecidos tratará de advertirlos del peligro que corren, y salvarlos de las siniestras intenciones que tiene Buhguul con ellos.

Hace unos tres años y pese a llegar como una producción de fantasmas más, "Sinister" se convirtió en un inesperado éxito de taquilla y en una de las películas del género más victoreadas del 2012.

Considerando lo logrado, no es de extrañar que su secuela haya sido confirmada rápidamente, y este año finalmente "Sinister 2" fue una realidad.
Perdiendo esa agobiante atmósfera y constante intriga que rodeaban a los hechos relacionados a su siniestro demonio, esta segunda parte se vuelva más hacia el efectismo, aumentando la cantidad de sustos y la brutalidad de las cintas de super 8.

Es así como dichas cintas, mucho mejor construidas que las de su predecesora, logran generar el impacto ya que no escatiman en cuanto a la violencia, las desesperantes secuencias de los cocodrilos y las ratas son la mayor prueba de ello.
Otro gran acierto de esta secuela es continuar la historia previa a través de un personaje secundario (el ex-oficial), convertido esta vez en el protagonista y encargado de ir tras el Buhguul, además de agregar ciertos golpes humorísticos que sirven para descomprimir la tensión.

Hablando del fantasma, es cierto que si bien ya no provoca el auténtico terror que sí generaba previamente, su sola presencia a través de sorpresivas apariciones, es motivo suficiente para lograr emular la opresiva atmósfera de las super 8.
Por todos estos motivos, "Sinister 2" es una secuela absolutamente digna, que más allá de no alcanzar el nivel de la obra original, logra continuar la historia de su demoníaco espectro utilizando todos los elementos necesarios para lograr una efectiva (y efectista) historia de terror.

8.1/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada