martes, 5 de enero de 2016

La Habitación (2015)

Jack, un niño de cinco años, ve a la habitación donde nació como el único mundo que conoce, el lugar que comparte con su madre, donde come, juega y aprende. Con la llegada de la noche, su madre lo pone a dormir dentro del armario para evitar que lo vea el "Viejo Nick", su secuestrador y quien la mantiene cautiva desde hace siete años. Pese a que "Ma" se las ingenió todos esos años para hacer soportable la situación, la curiosidad de Jack va en aumento y la habitación ya no puede contener las cosas por mucho tiempo más.

En los últimos tiempos, se han conocido varios casos de jóvenes secuestradas que logran escapar de su captor mucho tiempo después de su secuestro, logrando sobrevivir a la traumática experiencia pero quedando con las terribles secuelas que las acompañarán de por vida.

Abordando este delicado tema desde una perspectiva absolutamente intimista y sensitiva, "Room" es una desgarradora película, de esas que son necesarias de descubrir.
Dividida con claridad en dos partes, la primera hora del film se dedica a mostrarnos ese mundo que representa la habitación para el pequeño Jack y su "Ma", cómo viven ellos diariamente en ese asfixiante cautiverio, cómo ella se las ingenió para sobrellevar la situación (siempre pensando en el bienestar de su hijo) y cómo llega un momento donde todo se vuelve insostenible y escapar es la única opción factible, incluso pese a lo imposible que parece.

La segunda parte que comienza luego de un desesperante escape construido con una tensión notable, aborda (con la misma intimidad) el proceso al que se someten Joey y Jack al tener contacto con el mundo exterior, sufriendo las obvias secuelas emocionales que deben aprender a sobrellevar.
No resulta nada sencillo desarrollar en una única película ambos procesos, no obstante, el director logra una notable adaptación de la novela en la que se basa, esquiva el dramatismo forzado y consigue generar una emotividad genuina propia de los acontecimientos que sus protagonistas atraviesan.

Párrafo aparte merece la actuación digna de un Oscar de Brie Larson, quien logra traspasar la pantalla con una interpretación con la cual será difícil no conmoverse. Complementándola, Jacob Tremblay sorprende pese a su corta edad y consigue transmitir con efectividad los diversos estados que atraviesa Jack.
Siendo definitivamente una de esas películas que sí o sí hay que ver, "Room" es una de las mejores producciones que el 2015 nos dejó y una historia imposible de olvidar que logra trascender como pocas pueden hacerlo.

9.6/10

2 comentarios:

  1. Asombrosos los actores que interpretan a la madre e hijo, que importante es el apoyo de ella para mantener al niño lejos del horror de el cautiverio. Me emocionó como pocas películas lo lograron.

    ResponderEliminar
  2. esta es la pelicula que debiera de haber ganado el oscar!

    ResponderEliminar