martes, 11 de abril de 2017

Big Little Lies (2017)

Celeste, Jane y Madeline son tres mujeres que envían a sus hijos a una escuela primaria de Monterey, California. Madeline debe lidiar con el temor a perder a su hija mayor Abigail, una adolescente que tiene una buena relación con la mujer de su padre. Jane acaba de llegar a la ciudad buscando un nuevo comienzo, pero marcada por un traumático suceso del pasado. Por su parte, Celeste es la esposa modelo que despierta al envidia en las otras madres de la escuela, aunque ellas desconocen que sufre el abuso constante de su marido Perry.

Consiguiendo en apenas siete capítulos lo que series no logran en temporadas completas, "Big Little Lies" es una de las apuestas más sólidas que HBO presentó en este 2017.

Presentada en un envoltorio que puede engañar al espectador, al comienzo a muchos les parecerá que estamos ante una versión sofisticada de "Desperate Housewives".
Basta con pasar del comienzo para descubrir que la comparación es inexacta, "Big Little Lies" es una miniserie que narra en profundidad, con drama y un ácido humor negro complejos temas presentes en la sociedad (en este caso representada por un grupo de madres de una primaria).

Capítulo a capítulo, brindándole el tiempo necesario a sus personajes y conflictos, manteniendo el misterio principal hasta el final (pese a cierta previsibilidad) y jamás perdiendo el interés, Jean-Marc Vallée dirige con un pulso firme las historias de las mujeres de Monterey.
Hablando de ellas, es en el elenco de actores donde encontramos uno de los mayores aciertos de esta serie, donde también destaca un maravilloso soundtrack y una cuidada fotografía.

Reese Whiterspoon es quien tiene los menores conflictos dramáticos, pero la de mayor protagonismo por su explosiva personalidad y por ser el nexo conductor entre el resto de los personajes.
Shailene Woodley representa la perspectiva de la maternidad joven y la de la búsqueda de un nuevo comienzo, aunque también es la encargada de acarrear un traumático secreto del pasado que resultará determinante al final.

Para cerrar el trío protagónico, tenemos a una Nicole Kidman inmejorable que tiene la historia en la que más se ahonda, ilustrando a una abogada devenida en ama de casa y limitada por su controlador marido que se muestra como el hombre perfecto ante la sociedad, pero aplica violencia doméstica sobre ella.
Abordando a lo largo de los capítulos las realidades de estas tres mujeres para unirlas en ese esclarecedor séptimo episodio, la mayoría de las tramas se cierran con solidez para finalizar con un desenlace perfecto, sin diálogos, con una punzante intensidad y donde las miradas y una acción colectiva son suficientes para ponerle el punto final a estas pequeñas grandes mentiras.

8.8/10

3 comentarios:

  1. Maravillosa serie! Te atrapa durante todos los episodios con un misterio perdurable y unas interpretaciones prodigiosas de sus protagonistas. Amé la banda sonora, lloré y reí con el desarrollo de la historia y por dios que aplaudí con todas mis fuerzas ese final!
    De lo mejor que vi en la televisión este año! Habrá segunda temporada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La serie es autoconclusiva y solamente hay una novela así que basándonos en eso no debería haber segunda temporada... no obstante, tuvo tanto éxito y recibió tantas alabanzas que no sería extraño que continúe, de hecho, hay temas de sobra para continuarla pese a que el final cierra prácticamente todas las tramas (aunque muchas pueden abrirse fácilmente ya que tienen potencial por sí solas).

      Eliminar
  2. Que gran actriz es Nicole Kidman, el resto está increible tambien pero ella es fenomenal.
    Creo que no tendrian que hacer otra temporada,dejenla como una miniserie que sera recordada,si la estiran la arruinaran.

    ResponderEliminar