domingo, 10 de marzo de 2013

La Duda (2008)

Durante años, la hermana Aloysius Beauvier ha dirigido con mano de hierro una escuela católica del Bronx, imponiendo sus estrictas reglas a los alumnos que asisten al lugar. Pero con la llegada del padre Flynn, un carismático sacerdote apasionado por su trabajo, las antiguas reglas comienzan a ser modificadas. Decidida a no entregar su puesto, y al notar la cercana relación que este tiene con un estudiante de color, la hermana Aloysius comienza una cruzada personal contra el padre Flynn para denunciarlo por abuso sexual y expulsarlo del colegio.

"La Duda" es una intrigante película dramática, que consigue desarrollar una historia apasionante que -valga la redundancia- te mantiene con la duda instalada constantemente, y que una vez terminada te deja pensando un largo rato sobre ciertas cuestiones sociales.

Ambientada en un instituto católico en 1964, el film nos presenta rápidamente a los que serían los dos personajes protagonistas cuya batalla personal a lo largo de todo el desarrollo del film, se convierte en la trama principal sobre la que todos los hechos giran.
Por un lado tenemos a la hermana Aloysius, una de esas monjas de antes con una personalidad dura que se impone a base de sus exigentes reglas. Y por el otro lado, nos encontramos con el padre Flynn, un sacerdote con una mentalidad avanzada para la época, que llega al colegio e intenta hacer algunos cambios que no son muy bien vistos por la hermana.

Con dos personajes tan diferentes como apasionantes, interpretados por una Meryl Streep insuperable y un Philip Seymour Hoffman igual de eficiente, asistimos a un duelo actoral imperdible lleno de graves acusaciones y varios golpes bajos.
Y uno de los grandes aciertos de la película, haciéndole honor a sus titulo, es que muestra tanto las virtudes como las desgracias de sus dos protagonistas, no distinguiendo entre víctima y victimario, y manteniendo una ambigüedad constante respecto a sus actos, que te dejan pensando -hasta incluso después de haber terminado- quién era el que tenía la razón.

"La Duda" es una película apasionante desde muchos puntos de vista, que consigue desarrollar una historia controvertida apoyándose en las dos grandes interpretaciones de sus protagonistas, y que -al igual que la frase con la que finaliza- te deja lleno de dudas difíciles de solucionar.

8.5/10

5 comentarios:

  1. bueno lo que hace el cura con el chico no es muy diferente a lo que ocurre en la vida real...

    ResponderEliminar
  2. Yo no diría que el padre sea un pederasta,probablemente sea homosexual al igual que donald y por eso sintió una afinidad mayor por el por todo lo que pasaba (lo molestabn los chicos,el padre lo golpeaba).
    La hermana superiora lo detestó desde un comienzo,la otra hermana era debil y se dejó llevar por el odio de la superiora para crear las falsas acusaciones,pero ni ella creia que el padre sea culpable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que la hermana se dejó llevar por el odio que sentía contra el padre y el miedo por los cambios que este mismo amenazaba con promulgar en su escuela, no obstante, cuando le miente al afirmarle que habló con una monja de la parroquia donde antes trabajaba, el padre siente terror y dicha mentira termina siendo fundamental para que abandone la parroquia.

      Eliminar
    2. Tampoco se puede no considerar el hecho de que la iglesia termina enviándolo a un mejor puesto de trabajo al solicitar el cambio de parroquia, algo muy común dentro de la iglesia que bien sabemos protege a los suyos independientemente del crimen que pudieron haber cometido.

      Eliminar
    3. De todas maneras, tanto el desarrollo como el final de la historia son ambiguos, cada uno se queda con la versión que más le convenza, el padre pudo haber sido culpable o no, la hermana pudo haber condenado a un inocente por su odio irracional como acertado por dejarse llevar por su presentimiento, es algo que -honrando al título del film- queda como una gran duda.

      Eliminar