miércoles, 13 de marzo de 2013

Red State (2011)

Buscando tener relaciones sexuales con una provocativa mujer mayor, tres amigos se dirigen hacía un apartado lugar donde esperan encontrarla. Pero lo que parecía ser una excitante noche de sexo, se transforma en una auténtica pesadilla cuando al llegar se encuentran con un trampa, y son capturados por un grupo de fanáticos religiosos dispuestos a erradicar a la juventud promiscua y pecadora.

Fred Phelps es uno de los personajes más repulsivos que la sociedad norteamericana tiene entre sus filas, esta especie de líder religioso conocido mayoritariamente por presentarse junto con los miembros de su iglesia en los funerales de homosexuales y soldados caídos a festejar la muerte de estos mismos, es uno de los representantes más explícitos de lo repugnante que puede llegar a ser el ser humano.

Teniendo en cuenta estos datos, la idea de Kevin Smith de hacer un largometraje basándose en este maligno personaje es por lo menos llamativa, y sólo por descubrir cómo funciona esta clase de sectas por dentro, se puede decir que el visionado de "Red State" está justificado.
Lamentablemente y con tanto material para lograr un thriller incómodo como pocos, el director se queda a mitad de camino y falla en su intento por culpa de un guión plagado de situaciones absurdas con una aburrida mezcla de momentos políticamente incorrectos y humor negro sin gracia.

Otro tema en contra son los personajes, está bien que los religiosos son tan desagradables como tienen que ser y el líder sectario se hace odiar desde el comienzo, lo malo es que tanto los tres chicos como todos los policías, son tan odiosos como ellos y no hay uno con el que se pueda sentir una mínima empatía.
Tratando de dejar de lado estos detalles que frustran la película, se puede rescatar alguna que otra escena tensa y ese caótico tiroteo final que hacen de "Red State" un film que sólo por la curiosidad que despierta el tema que aborda, vale la pena mirarlo aunque sea una vez.

5.4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada