viernes, 15 de noviembre de 2013

Carrie (2013)

Carrie White es una tímida adolescente que vive con su madre, una perturbada fanática religiosa. Después de un incidente íntimo en las duchas de la escuela, Carrie se convierte en el centro de las burlas de sus compañeros. Pero los constantes ataques e insultos que recibe, van desatando en ella la aparición de un misterioso poder que va creciendo día a día, y que termina de explotar la noche de su graduación.

Si hablamos de las películas de terror más estigmáticas de la década del 70, es imposible no mencionar a la inolvidable "Carrie" en los primeros lugares.

Convertido en todo un clásico del género, el film nacido como una adaptación de la primera novela de Stephen King y dirigido por Brian De Palma, tuvo años posteriores una intrascendente secuela y una nueva versión hecha para televisión que pasó igual de desapercibida.
37 años después del estreno de la original, la directora Kimberley Pierce nos trae este remake, para contar la historia que todos ya conocemos pero adaptada a los tiempos modernos.

Y si bien estamos ante una película que no le hace sombra a la obra original, esta nueva "Carrie" es un remake más que decente que -más allá de las inevitables comparaciones- se puede disfrutar.
Aunque es hoy en día un icono del género del terror, la "Carrie" del 76 era más un drama psicológico que tocaba temas controvertidos en esa época como el fanatismo religioso y el bullying.

Esta nueva versión no escapa de abordar ambos tópicos, pero nunca con la profundidad dramática que caracterizaba a la original. Este es un defecto que condiciona a este remake a la hora de la construcción de ciertas escenas memorables, que si bien las tenemos, no están ni cerca de tener la efectividad de las de la antigua "Carrie".
Secundando el dramatismo, la directora se centra en mostrar el desarrollo de la telequinesis de Carrie, y por supuesto, las posteriores consecuencias que sus poderes causan.

Es ahí donde estamos ante las virtudes de este remake, la mítica escena de la graduación visualmente es impactante, mucho más sádica, y modifica un detalle fundamental: la conciencia que tiene Carrie a la hora de causar la masacre y vengarse de sus acosadores, algo que en la original pasaba pero con una joven fuera de sí poseída por una furia sobrenatural que desataban sus poderes.
Para finalizar y sin poder dejar de lado las comparaciones, Chloë Grace Moretz está aceptable como la nueva Carrie White, el tema es que por más buena actriz que sea y por más que la intentaron afear, claramente su físico no era el adecuado para este papel. Algo distinto ocurre con Julianne Moore, que está excelente como la perturbada Margaret White y nos brinda los mejores momentos dramáticos, aunque también es justo decir, que no construye un personaje memorable como sí lo hizo Piper Laurie en el 76.

A pesar de que sea notablemente inferior e incluso muchos la puedan catalogar como innecesaria, "Carrie" es una remake bien construida, que consigue reversionar con efectividad una de las películas de terror más estigmáticas de los años 70.

7.2/10

2 comentarios:

  1. me resulto un producto repetido y realizado sólo para ganar dinero con la fama de una gran película que no debería ser más profanada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los remakes son hechos para ganar plata en base a la popularidad del film que reversionan,ese es justamente el principal objetivo de los productores,hacer una apuesta segura actualizando algo que en su momento funcionó y no arriesgándose con la incertidumbre que supone un producto nuevo.

      Y si bien coincido en lo oportunista de esta película que es igual a la original en un 80%,creo también que más allá de ciertos detalles,está muy bien hecha y sirve para revitalizar y acercar a nuevos generaciones,a un film que tiene casi 40 años encima y que muchos seguramente conocerán gracias a esta más que digna remake.

      Eliminar