jueves, 7 de junio de 2012

2001 maníacos (2005)

Aprovechando las vacaciones de primavera, un grupo de estudiantes viaja por la carretera y accidentalmente terminan tomando un desvío equivocado que los lleva a un pequeño pueblo sureño llamado Pleasant Valley. Al ingresar al lugar, los jóvenes son recibidos por los extraños habitantes del pueblo que celebran su llegada de una forma muy festiva, e incluso son bienvenidos por el propio alcalde en persona. Pero no todo es tan perfecto como parece, la gente de Pleasant Valley tiene una particular celebración: una barbacoa donde los visitantes son el plato principal.

En 1964, Herschell Gordon Lewis dirigió "2000 Maniacs", una de las primeras películas gore de la historia que alcanzó el estatus de culto por ser precursora en mostrar muertes tan explícitas como sangrientas.

Más de 40 años después, llega este remake dirigido por Tim Sullivan y titulado "2001 Maniacs", que recupera la historia original agregándole más humor negro, más sexo y -por supuesto- mucha más sangre.
Si bien esta nueva versión no supera a la original en cuanto a la innovación que significó en su momento, gracias a su presupuesto notablemente superior sí es mejor en otros aspectos, como la lograda ambientación en el pueblo sureño y el vestuario de todos los habitantes tan exacto.

Además, el punto fuerte de "2001 Maniacs" donde también resulta superior son las muertes, todas y cada una son brutales y sádicas a más no poder, pero a la vez también están edulcoradas con un humor negro extremadamente bizarro y muy efectivo.
Indudablemente, se hizo mucho hincapié en perfeccionar los asesinatos y no se escatimó en la variedad de estos mismos, hay desmembramientos, mutilaciones, aplastamientos con una campana y hasta incluso ¡un empalamiento!

Resumiendo, una película de terror bizarra que si bien está lejos de dar miedo, si no se la toma en serio es totalmente disfrutable y se hace imposible no reírse con los asesinatos que cometen los extravagantes pueblerinos de Pleasant Valley.

8.3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario