domingo, 22 de septiembre de 2013

Gremlins (1984)

Rand, un extravagante inventor de poco éxito, viaja a Chinatown para vender sus inventos y conseguirle un regalo especial a su hijo Billy. Al regresar a su casa, Rand le regala a su hijo una extraña y tierna criatura llamada Gizmo que consiguió con un anticuario chino. El pequeño mogwai viene con tres reglas que deberán ser cumplidas para no alterar el orden: no se lo puede alimentar después de la medianoche, no se lo puede exponer a la luz del sol y por nada del mundo debe mojarse con agua. Pero cuando Gizmo accidentalmente es mojado, comienza a duplicarse y con su replica, los gremlins comienzan a multiplicarse causando pánico en el pueblo.

Dentro de la época dorada del cine ochentero, una de las producciones que brilló en el momento de su estreno y con el pasar de los años se volvió una auténtica película de culto es "Gremlins", un film de fantasía sobre unos pequeños monstruos que se convirtió en todo un suceso en su tiempo.
Apadrinado por Steven Spielberg, el director Joe Dante logró la que sería su película más recordada, y una de las mas estigmáticas dentro de la categoría a la que pertenece, que hoy teniendo casi 30 años encima, continúa conservando toda la magia y el encanto que allá por el 84.

Mezclando terror y comedia por igual, "Gremlins" nos presenta a un joven llamado Billy que recibe como regalo de cumpleaños una pequeña criatura llamada Gizmo, con la cual es imposible no enternecerse sólo con verlo, pero que tiene tres reglas obligatorias de cumplir para poder mantenerlo como una mascota común.
Al romperse una de esas reglas, Gizmo se duplica, de él sale otro gremlin ya no tan tierno, de ese sale otro y así sucesivamente, hasta que se vuelven malvados y se desata un caos dentro del pueblo que ahora es invadido por estos pequeños pero destructivos monstruos.

A partir de la invasión de los gremlins, nos encontramos ante escenas divertidas y terroríficas por igual que se vuelven memorables, la pelea de la madre de Billy contra los gremlins en la cocina es una de ellas, o ese enfrentamiento final entre Gizmo y Rayita que es inolvidable.
Otra cosa genial que tiene "Gremlins" es que a pesar de que muchos lo consideran un clásico infantil, poco tiene de eso y su director no escatima en mostrar la violencia necesaria que la historia necesita, y que es otro plus que contribuye a que esta película sea toda una obra maestra ochentera que a pesar de tener décadas encima, continua siendo una producción entretenidísima que no pierde y difícilmente perderá todo el encanto que tiene.

8.4/10

1 comentario:

  1. Una de mis pelis favoritas de siempre. la he visto tantas y tantas veces que ya me la se de memoria y aun asi continuo volviendo a verla.

    ResponderEliminar