jueves, 20 de agosto de 2015

La Tumba De Las Luciérnagas (1988)

Segunda Guerra Mundial, Japón. Seita y Setsuko son dos hermanos que intentan sobrevivir en una ciudad que es bombardeada diariamente. Durante uno de los ataques aéreos, ninguno consigue llegar al refugio donde se encuentra su madre y donde ella queda herida de muerte. Con su padre en la marina, Seita deberá encontrar la manera para sobrevivir con Setsuko mientras los bombardeos continúan.

Al participar activamente dentro de ella, normalmente se suele considerar a los caídos en batalla como las víctimas que una guerra puede dejar.
No obstante, hay millones de personas que ni siquiera participaron de algún conflicto y terminaron pereciendo a causa de este mismo, convirtiéndose en innecesarias víctimas de uno de las acciones más despreciables que puede llevar a cabo un hombre: la guerra.

Considerada como uno de los alegatos antibélicos más contundentes de la historia del cine, "La Tumba De Las Luciérnagas" nos muestra esa cara a través de una historia desgarradora pero necesaria de ver.
Ambientada en el Japón de la Segunda Guerra Mundial, la película se centra en contar la odisea de dos hermanos que deben sobrevivir día a día en una ciudad donde viven en un constante peligro a causa de los bombardeos de los aviones enemigos.

Ilustrando los horrores de la guerra en toda la extensión de la palabra, a su vez también se representa el amor entre los dos hermanos que es el principal motor que ambos encuentran para sobrevivir en un territorio donde la muerte es algo común.
Desembocando en uno de los finales más tristes alguna vez hechos y con el cual es imposible no conmoverse, "La Tumba De Las Luciérnagas" es una de esas películas que trascienden la gran pantalla y se convierten en algo necesario de ver, ya que pocas veces se ha representado tan crudamente las atroces consecuencias que los conflictos bélicos dejan.

9.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada