lunes, 7 de septiembre de 2015

Spy: Una Espía Despistada (2015)

Susan Cooper es una sedentaria agente de la CIA, clave en las misiones pero siempre sin salir de su oficina. Cuando su compañero desaparece durante una misión, Susan se ofrece como voluntaria para trabajar en la misión que él dejó pendiente. Para ello, deberá infiltrarse en el ambiente de una peligrosa traficante de armas, y así evitar una catástrofe mundial.

Después del éxito que consiguieron con "Bridemaids" y la genial "The Heat", el director Paul Feig y Melissa McCarthy se unen nuevamente para brindar la mejor comedia de ambos, "Spy".
Funcionando como una especie de parodia femenina de James Bond, estamos ante una película que apuesta por la comedia absurda, pero que se construye sobre un guión trabajado, no descuida sus secuencias de acción y te hace reír sin darte un segundo de respiro.

Cargándose la historia a la espalda, Melissa McCarthy brilla en la piel de la despistada (pero no por eso meno eficaz) Susan Cooper, aportando los gags más desopilantes del film.
En un segundo plano pero resultando tan graciosos como la protagonista, tenemos una galería de personajes secundarios que no tienen desperdicio, y entre los que se destacan el autoparódico agente que interpreta Jason Statham, y Miranda Hart como la amiga y principal ayudante de Susan.

Haciendo una mezcla de humor ridículo e inteligente a su vez, las dos horas de duración no se sienten de tanto que se disfrutan, y a su vez, están bien equilibradas con las infaltables persecuciones a lo James Bond, los tiroteos y las explosiones que funcionan con solidez dentro del terreno de la acción.
Superando todas las expectativas puestas en ella, "Spy" no sólo es una fantástica comedia con la cual será imposible no reírse de principio a fin, sino que también es una de las mejores películas que se estrenaron este año y -sin lugar a dudas- una de las más divertidas.

9.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada