martes, 18 de junio de 2013

John Carter: Entre Dos Mundos (2012)

Escapando de los indios Apaches, John Carter, un veterano de la guerra civil americana, se oculta en una cueva para evitar que lo capturen. Repentinamente y por causas desconocidas, se traslada hacia el planeta Marte y se encuentra con una comunidad de extraterrestres verdes de 4 metros de altura. Prisionero de estos misteriosos seres, Carter consigue escaparse y se embarca en una peligrosa aventura para ayudar a la Princesa de Helio a proteger a su gente.

Respaldada por una enorme publicidad de 100 millones de dólares y con un exorbitante costo de 250 millones, "John Carter" se estrenaba el año pasado como una espectacular superproducción dispuesta a arrasar en las taquillas de todo el mundo.
Sin embargo, lejos de ser un éxito, lo más destacado que esta película tuvo y por lo que seguramente se la citará durante muchos años, es por la escandalosa manera en la que se estrelló en la taquilla, siendo uno de los fracasos más resonantes de la historia de Disney.

Para mí, el fracaso de "John Carter" es por dos motivos muy específicos: el primero es que es una película fuera de época, estrenada en los 80 o incluso a comienzo de los 90, seguramente hubiera impactado porque visualmente es impresionante en todo el sentido de la palabra, pero en un tiempo donde tenemos superproducciones de sobra con efectos especiales igual de logrados, ya no sorprende desde ese lado.
Y el otro y todavía más perjudicial, es que es una película sin alma, la historia está bien escrita en general, pero el tema es que no tiene emoción ni resulta atrapante, los personajes (a excepción del encantador perro extraterrestre Woola) no son interesantes, ni siquiera John Carter despierta la simpatía necesaria para que el espectador se involucre con lo que le pasa.

Expuestos los dos motivos posibles del estrepitoso fracaso, podemos rescatar que tampoco es que es una producción mala, el diseño de los extraterrestres es excelente, y toda la secuencia donde Carter se enfrenta a dos monstruos gigantes en una especie de coliseo romano marciano, es sencillamente espectacular.
Si toda la película hubiera sido como esa escena que estuvo a punto de darle el alma de la que carece completamente, otra hubiera sido el resultado, no obstante y a pesar de estar lejísimos de justificar el inmenso presupuesto que costó, "John Carter" es una superproducción que visualmente compensa las tantas falencias que tiene, y que es aconsejable de ver para juzgar por uno mismo si el enorme fracaso que resultó es merecido o no.

6.1/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada