jueves, 27 de febrero de 2014

Philomena (2013)

Cuando era adolescente, Philomena Lee fue obligada por las monjas del convento donde vivía a dar en adopción a su hijo. Cincuenta años más tarde y con la ayuda del periodista Martin Sixsmith, Philomena decide buscar a su hijo perdido viajando a Norteamérica para encontrarlo.

Dentro de las nominadas a Mejor Película en los Oscar, siempre hay alguna pequeña película que se hace grande gracias a las críticas que la dignifican y a la aceptación del público que la consagra.

"Philomena" es esa pequeña película que es seguro que no se llevará el gran premio, pero que gracias a su nominación sí será descubierta por muchas personas que nunca la hubieran visto.
Y lograr eso ya es un triunfo porque "Philomena" no solo es una buena película, es la ilustración de un caso real que tristemente sucedió tal como se nos muestra, y es también una muestra más de la corrupción que hubo (y hay) dentro de los ámbitos religiosos.

Es así como conocemos la historia de Philomena Lee, una mujer que en su adolescencia tuvo un hijo que posteriormente fue vendido a un matrimonio norteamericano por las monjas del convento donde vivía.
Cincuenta años más tarde y con la ayuda de un periodista, Philomena emprende la búsqueda de su hijo, develando así una serie de respuestas que cada uno de nosotros se indignará tanto como Martin al escucharlas.

Considerando lo indignante de esta realidad que involucra a esas corruptas monjas que justificaban la venta de chicos alegando que "es lo que Dios querría", es de destacar que el director se limite a mostrarnos esta despreciable verdad pero esquivando el dramatismo facilista, sin juzgar y dejándonos a nosotros esa tarea.
Apoyado en una sólida historia narrada con emotividad pero sin golpes bajos, el film también contiene respiros cómicos a través de las divertidas conversaciones entre Martin y Philomena, ambos interpretados por una excelente Judi Dench y un igual de efectivo Steve Coogan.

Necesaria para conocer acerca de una realidad que separó a muchas familias de la misma forma que a su protagonista, "Philomena" es una pequeña gran película de esas que una vez terminadas te quedan grabadas en la mente durante un largo tiempo.

8.2/10

1 comentario:

  1. que historia tan triste y conmovedora,que horrible ver como esas mujeres se deshacian de los niños con tanta facilidad solo por pertenecer a la institucion de la iglesia.y que emocionante esa madre que busco a su hijo por tanto tiempo y tuvo la capacidad de perdonar,yo de verdad no podria.

    ResponderEliminar