domingo, 27 de octubre de 2013

Dragon Ball Z: La Batalla De Los Dioses (2013)

Bills, el Dios de la Destrucción, despierta después de un largo tiempo de sueño. Enterado de que un saiyajin derrotó a Freezer, Bills viaja a la tierra en la búsqueda de Goku. Emocionado por pelear contra un oponente tan poderoso, Goku ignora las advertencias de Kaio Sama y decide pelear contra él en una batalla que decidirá el futuro de la tierra.

Después de 18 años de la última película sobre el anime japonés más famoso de todos los tiempos, "Dragon Ball" regresó a los cines en este 2013 a través de una producción que alegrará a sus fanáticos que seguro la venían esperando desde hace tiempo.
Para cualquiera que haya crecido con esta inolvidable serie animada, ver "Dragon Ball Z: La Batalla De Los Dioses" en la gran pantalla es una experiencia más que recomendable para vivir.

Y si bien es cierto que no se la puede comparar con las mejores temporadas del anime, la película nos permite reencontrarnos con los míticos personajes que todos tan bien conocemos, enfrentándose a un nuevo y poderoso enemigo que amenaza con destruir la tierra.
Dejando la acción en un plano secundario, aunque no prescindiendo de ella, esta nueva entrega opta por resaltar el humor tan característico de la serie, plasmándolo con gags divertidísimos con los cuales se hace difícil no reírse.

Lo único negativo que se le puede criticar a esta nueva "Dragon Ball", es justamente que carece de la espectacularidad de las épicas batallas que la serie sí tenía, y aunque el combate entre Goku y Bills se acerca a esos inolvidables enfrentamientos, no consigue ser tan memorable como otros.
Sabiendo de antemano que no estamos ante un film que busque estar al nivel del mítico anime y si ante una producción nostalgica que busca traer a la actualidad a Goku y sus amigos,"Dragon Ball Z: La Batalla De Los Dioses" es una entretenidísima película recomendable para que la disfrute todo aquel que creció con esta enorme serie japonesa.

7.8/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada