martes, 10 de noviembre de 2015

Kung Fu Sion (2004)

China, años 40. Sing, un ladrón de poca monta, intenta ingresar a la temida Pandilla del Hacha. Para lograr su objetivo, Sing llega a un pequeño barrio para sacarle el dinero a sus habitantes, sin embargo, los dueños del lugar son dos campeones de las artes marciales que lo vencen fácilmente. Decididos a no aceptar la derrota, la Pandilla del Hacha llega al barrio para iniciar una guerra contra los campeones y los demás habitantes por el control del territorio.

Pese a que hoy en día se ha convertido en una de las mayores potencias cinematográficas y las superproducciones locales ya son algo habitual, hasta hace un par de años China no se caracterizaba por la trascendencia de su mercado.
Por eso, cuando "Kung Fu Sion" tuvo éxito tanto en la taquilla como en diversos festivales, muchos decidieron darle una oportunidad a esta propuesta china que nada tiene que envidiarle a una de Hollywood.

Y quien no la haya visto todavía, claramente debería apurarse a buscarla, ya que acá tenemos una comedia de acción tan absurdamente divertida que te hace reír de principio a fin.
Más allá de que la comedia sea una constante, no se descuida para nada la acción y las secuencias de lucha están realizadas en base a logradas coreografías que forman una equivalencia ideal con los efectos especiales.

Otra cosa fantástica de "Kung Fu Sion" son sus personajes: la Señora Casera con su agria personalidad, mal humor y violentos correctivos a su marido o a los vecinos, Sing y sus desastrosos intentos por integrar la Pandilla del Hacha, el torpe amigo de él y prácticamente todos los vecinos, ninguno tiene desperdicio.
Aunque muchos la pueden desacreditar por ser una comedia con un humor que roza lo ridículo, "Kung Fu Sion" nunca se avergüenza de lo que es, y opta por crear un desopilante espectáculo de artes marciales y comedia que garantiza un entretenimiento de calidad.

9.3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada