viernes, 7 de marzo de 2014

Crepúsculo (2008)

Bella Swank, una adolescente de 16 años, se muda junto con su padre a la pequeña ciudad de Forks,Washington. Desganada y molesta por la nueva ciudad en la que vive, Bella asiste al instituto donde conoce al misterioso Edward Cullen, un joven diferente a los demás que esconde un secreto y del que se enamora perdidamente.

Hace unos 6 años, se estrenaba en la cartelera americana la adaptación cinematográfica del best seller "Twilight", una novela romántica con vampiros y hombres lobos destinada al consumo de las adolescentes enamoradizas.

Atrapando a ese mismo público pero ahora en cantidades mucho más masivas, "Twilight" se convirtió en un auténtico fenómeno taquillero que -créase o no- llegó a conformar una saga de 5 entregas, que recaudaron cada una miles de millones de dólares.
Tengo que admitir que siempre critiqué a esta franquicia por el absurdo suceso adolescente que significó y por las escasas imágenes o adelantos que veía y que afirmaban mis pensamientos, pero nunca llegué a ver ninguna hasta tomar la valentía suficiente y decidirme a ver 6 años más tarde esta primera entrega.

Y si antes de verla pensaba que era una de las peores películas comerciales estrenadas alguna vez, después de verla (y soportarla de principio a fin) pude ratificar que no me equivocaba con la etiqueta que le coloqué.
La historia romántica entre la insípida e inexpresiva Kristen Stewart y el forzado e igual de poco expresivo Robert Pattinson, es una de las más patéticas vistas en una producción de este estilo, desde los diálogos estúpidos que tienen hasta esas miradas ridículas en donde gran parte del comienzo de este amor se apoya, son absolutamente absurdas, aunque es innegable que tienen todo para hacer gritar a sus fervientes fanáticas.

Pero personalmente lo que más me molestó de esta saga es la destrucción absoluta que se hace de los vampiros, mostrándolos como emos metrosexuales que se la pasan sufriendo por amor y toman la sangre de los animales para sobrevivir sin matar humanos, algo totalmente penoso.
A pesar del fenómeno mundial que fue y de las millones de fanáticas de entre 12 y 18 años que la defenderán incansablemente hasta que crezcan y se desenamoren de la historia viendo lo pésima que es, "Twilight" es una de las peores superproducciones hollywoodenses que alguna vez se hicieron y una de los sucesos más absurdos (a la altura de otro igual de patético como Justin Bieber) que nos tocó padecer en los últimos años.

2.0/10

1 comentario:

  1. cuanto daño le hizo esta saga a la mitología vampírica. realmente imperdonable!

    ResponderEliminar