domingo, 18 de mayo de 2014

Los Pájaros (1963)

Melanie Daniels, una rebelde millonaria de la alta sociedad de San Francisco, conoce casualmente en una pajarería al abogado Mitch Brenner. Al reconocerla por sus escándalos mediáticos, Mitch la trata con indiferencia dejándola irritada y con ansias de revancha. Planeando darle la sorpresa de su vida, Melanie se presenta en la casa de Mitch en Bodega Bay junto con dos periquitos. A partir de su llegada, los pájaros del pueblo comienzan a atacar a las personas violentamente y sin ninguna explicación.

Ya con una carrera absolutamente consagrada que tocó su máximo techo con la mítica "Psycho", el maestro del suspenso Alfred Hitchcock creó tan solo tres años más tarde una nueva obra maestra -en mi opinión la mejor que hizo- conocida como "The Birds".

Las aves, con sus tantas clases de especies, son uno de los grupos de animales más comunes de encontrar en una casa dentro de una jaula o en la vía pública volando sin molestar a nadie. Tomando en cuenta la pasividad de dichos animales, Hitchcock convirtió a los pájaros en una amenaza tan letal como cualquier mamífero salvaje y que genere el mismo pánico colectivo.
Gracias a su perfeccionista manera de contar la historia, tenemos secuencias inolvidables como el ataque de las gaviotas a los chicos de la escuela, esa desesperante lucha final entre una horrorizada Tippi Hendren contra decenas de aves que la atacan sin consideración o ese tan simple como escalofriante plano donde cientos de pájaros se encuentran vigilando -cual depredador a su presa- a los protagonistas refugiados dentro de la casa.

Acompañando a todas esas escenas memorables, una constante y por momentos opresiva sensación de suspenso está constantemente presente, logrando que la sola aparición de un ave sea altamente inquietante y compensando el hecho de que no haya una explicación respecto a este inesperado y repentino ataque.
Consolidada como una de las películas de terror más estigmáticas de los años 60, "The Birds" es una obra maestra como sólo Alfred Hitchcock podía haber hecho, que pese a tener más de 50 años encima, continúa siendo una experiencia tan siniestra y convincente como cuando se estrenó.

9.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada