domingo, 14 de abril de 2013

Terroríficamente Muertos (1987)

Ash se dirige junto con su novia a pasar un fin de semana idílico en una apartada cabaña en el bosque. Pero las cosas se salen de control, cuando accidentalmente reproducen una cinta con pasajes grabados del libro de los muertos, desatando una fuerza diabólica con una furia inimaginable y a la que Ash deberá enfrentarse si quiere abandonar la cabaña con vida.

Seis años después de revolucionar el género con unos de los grandes clásicos ochenteros del terror, Sam Raimi retornó junto al actor Bruce Campbell para rodar "Evil Dead 2", una especie de secuela que es más un remake no oficializado, que demuestra que las segundas partes pueden ser mucho mejores.
A pesar de tener la historia prácticamente calcada de la anterior, esta segunda parte reúne todos los elementos para alcanzar el mismo estatus de culto gracias a ese desvergonzado espectáculo de sangre y humor que nos brinda donde será imposible no morirse de la risa.

Acá también es donde comienza oficialmente el mito de uno de los personajes más estigmáticos del cine de terror, Ash, interpretado por un desopilante Bruce Campbell que se encarga él solo de cargarse la película a la espalda, aportando momentos inolvidables que únicamente él con su particular carisma y sus desquiciadas acciones podría haberlos hechos tan memorables.
Hay escenas tremendas con una notable efectividad a la hora de hacerte reír, todo el "brutal" enfrentamiento de Ash contra la mano poseída es hilarante, y así como esa hay otras igual de geniales donde también nos encontramos con una importante cantidad de sangre que contribuye a generar una atmósfera tan bizarra como graciosa.

Otra cosa que se mejoró notablemente es el diseño de los zombies, se nota que hubo un presupuesto más alto y el maquillaje junto con los efectos especiales sufrieron una visible mejoría, eso sí, es cierto que vistos hoy en día pueden no generar el impacto que en su momento aunque lo que sí siguen conservando es el mismo encanto.
"Evil Dead 2" es una película terroríficamente divertida, bizarra y sangrienta hasta los máximos extremos, que además de ser una secuela muy superior en comparación con la primera, se alza como uno de los mejores films de terror ochenteros indispensables de ver para todo fanático del género.

9.0/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada