sábado, 18 de marzo de 2017

Un Dios Salvaje (2011)

Dos matrimonios se reúnen para hablar del incidente que protagonizaron sus hijos en un parque. Aunque al principio reina la cordialidad entre los cuatro, poco a poco comienzan a discutir con mayor intensidad llevando la conversación a lugares inesperados.

Se suele decir que la hipocresía es uno de los males reinantes en toda clase de relaciones: amistosas, amorosas, familiares, laborales y un largo etcétera.

Considerando los desastres que podrían nacer en base a decir siempre lo que uno piensa, la hipocresía podría tildarse también de ser un mal necesario.
Adaptando una obra teatral construida en base a un conflicto entre dos matrimonios por la pelea de sus hijos, Roman Polanski desarrolla una más que interesante película donde sus protagonistas son la carta más atractiva con la que cuenta.

Con la importancia de sus personajes dividida en partes iguales, Jodie Foster, John C. Reilly, Kate Winslet y Christoph Waltz reflejan en una larga conversación el transcurso de la hipocresía a la honestidad, debatiendo en base a banalidades que sirven para que surjan las verdaderas opiniones acalladas por la corrección de la que son prisioneros.
Pese a que el dramatismo roza lo superficial, la comedia negra es un terreno donde la película se conduce con comodidad, haciendo de "Carnage" una cínica teatralización de los disfraces sociales.

7.5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada