martes, 8 de abril de 2014

Congo (1995)

Un grupo de expedicionistas es enviado al Congo para buscar unos valiosos diamantes, pero la misión sale mal y terminan perdiendo contacto con quienes los mandaron a la selva. Aprovechando que un científico quiere llevar a su gorila al Congo para liberarla, una ex-agente de la CIA es enviada en el mismo avión para buscar a los expedicionistas y encontrar los diamantes que se creen están escondidos en una ciudad perdida.

Nacida como una adaptación de una famosa novela y con un importante presupuesto de 50 millones de dólares, hace unos 19 años se estrenaba "Congo" con todas las expectativas de convertirse en una película de simios estigmática a la altura de "King Kong" o "El Planeta De Los Simios".

Muy lejos de esas previsiones, "Congo" fue literalmente acribillada por la crítica y consiguió varias nominaciones a los premios Razzies que la calificaron como uno de los peores films de 1995.
Y si vamos a los hechos, las críticas negativas no son nada exageradas, la película es mala de verdad y sino fuera por su presupuesto, podría tranquilamente pasar como uno de esos típicos telefilms que Syfy cada tanto estrena.

Sabiendo de antemano lo mala que es y viéndola sin muchas pretensiones, sorprendentemente "Congo" gana muchos puntos y se consolida como una comedia involuntaria que te hace reír de principio a fin con esa particular y absurda aventura que tiene todo lo que debe de tener.
Hay momentos tan ridículos que son geniales de lo insólitos que resultan: la relación casi zoofílica entre el Dr. y la gorila Amy, los diálogos que esta última tiene con ese sistema que le permite hablar, la representación excesivamente terrorista de todos y cada uno de los africanos, la tranquilidad con la que todos se manejan pese a que están constantemente al borde de la muerte, y así como esas hay muchas situaciones absurdas más.

Otro detalle que te deja al borde de un ataque de risa son los gorilas, es de no creer que con 50 millones de dólares no pudieran hacer otra cosa más que ponerle disfraces a los actores, únicamente faltaba que se le viera el cierre detrás para que sea más obvio. Como contraste de este risible inconveniente, los 50 millones sí se notan con esa erupción volcánica final que tiene todo el realismo y la aventura de la que el film carece.
Absurda hasta los máximos extremos pero completamente divertida por lo delirante que resulta, "Congo" es una de las comedias involuntarias más entretenidas que Hollywood produjo en los 90, recomendable para todo aquel que disfrute con estas producciones malas pero con un particular e inentendible encanto que la hace -aunque suene raro de decir- muy atractiva para ver.

7.3/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada