miércoles, 2 de abril de 2014

X-Men: La Batalla Final (2006)

La aparición de una vacuna que permite suprimir los poderes causa que los mutantes puedan decidir si conservar sus habilidades o renunciar a ellas y convertirse en un ser humano normal. Mientras Charles Xavier defiende la elección de cada mutante, Magneto condena la vacuna y está dispuesto a acabar con ella destruyendo a todos los que que interpongan en su camino para garantizar la supervivencia de los más aptos.

Tercera y última entrega oficial (sin contar la precuela y los spin-off de Wolverine) de la saga "X-Men", que llegaba ya hace unos ocho años como si fuera el cierre definitivo de los mutantes de Marvel en la gran pantalla, pero considerando que dentro de poco tiempo se estrena "X-Men:Days Of The Future Past", claramente no lo es.

Ya sin Brian Singer que se encargó de las dos primeras, esta batalla final está dirigida por Brett Ratner quien logró crear la entrega más espectacular de la saga y a su vez la más caótica argumentalmente hablando.
Considerando su presupuesto de 225 millones de dólares, no es de extrañar la espectacularidad que la película alcanza a través de secuencias deslumbrantes como cuando la personalidad oscura de Jean Grey se manifiesta en su casa, el momento donde Magneto manipula el Golden State para llegar a la prisión o esa tremenda batalla final entre los mutantes de ambos bandos.

Por todas esas escenas y muchas más, esta tercera parte garantiza entretenimiento de principio a fin, acción constante e incluso un interesante planteamiento del mundo mutante en torno a la vacuna que garantiza la cura para estos mismos.
Es una pena que teniendo tantas virtudes, "X-Men: The Last Stand" esté apoyada en un desastroso guión que es un insulto a las entregas anteriores y especialmente al cómic. A pesar de tener un arriesgado acierto al asesinar a un personaje fundamental, también tiene la desdicha de destruir personajes estigmáticos como Cíclope y Rogue que están penosamente representados, e incluso arruinar a una malvada tan fascinante como Mystique.

Tampoco ayuda la aparición de tantos nuevos mutantes, está bueno ver la variedad de tantos diferentes poderes, pero al incluir tantos todos ellos están presentados sin un mínimo de profundidad, cosa que no pasaba en las entregas anteriores donde cada uno tenía su propio espacio.
"X-Men: The Last Stand" es la entrega más espectacular de una de las mejores sagas de superhéroes que nacieron a partir de un cómic, pero también es un importante bajón respecto a sus predecesoras, un desastre argumental que sepulta (no literalmente) a varios personajes y una oportunidad perdida de concluir la franquicia que esperemos sea aprovechada en la cuarta parte que pronto llega.

7.1/10

1 comentario:

  1. nunca los perdonare por darle a scott una muerte sin gloria que ni siquiera se ve!!solo por eso nunca podra gustarme esta pelicula

    ResponderEliminar